CONTACTO: marcosjordasantacreu@gmail.com
+34 667 70 74 70

Las Funciones Ejecutivas en las personas con Trastorno Espectro Autista

Las Funciones Ejecutivas en las personas con Trastorno Espectro Autista

Las funciones ejecutivas son un constructo, un ‘paraguas’ bajo el que se cobijan muchas y distintas funciones, como las habilidades de planificación, memoria de trabajo, inhibición y control de impulsos, cambio de foco atencional, flexibilidad, generatividad, iniciación y autorregulación de la acción, entre otras.

 

tea asperger marcos jorda

 

Las funciones ejecutivas son habilidades cognitivas, que históricamente, se han ubicado en el lóbulo frontal del cerebro, y más específicamente en el córtex prefrontal, donde parece situarse el ‘puesto de mando’ que organiza y coordina.

La adquisición de las funciones ejecutivas se inicia de manera temprana en el desarrollo (aproximadamente desde el año de edad) y se desarrolla lentamente, con dos picos a los 4 y a los 18 años; después se estabiliza y declina en la vejez. Si bien las funciones ejecutivas tienen su máximo desarrollo entre los 12 y 18 años de edad, en donde su funcionamiento se equipara al de un adulto, durante los primeros 5 años de vida no son ‘funcionalmente silenciosos’.

 

tea asperger marcos jorda

 

Estudios como los realizados han demostrado que los bebés, a partir de los 6 meses de vida, ya pueden recordar, aunque de forma frágil, representaciones simples, y a los 8 meses de edad son capaces de mantener información online que no se encuentre a la vista y al año de vida, los niños ya pueden ‘suprimir respuestas dominantes’.

Entonces, la principal capacidad de las funciones ejecutivas es la habilidad temporal de organizar el comportamiento, el lenguaje y el razonamiento. Estas habilidades cognitivas permiten resolver problemas tanto internos “representaciones mentales que hace el sujeto, teniendo en cuenta lo afectivo, cognitivo y emotivo  ya que desempeñan un papel fundamental” como externos “el resultado de la interacción del individuo con su ambiente, teniendo en cuenta lo social y cultural”. Son fichas clave que se deben tener en cuenta para poder llegar a una adecuada y sistemática solución de los problemas encontrados.

Las funciones ejecutivas están alteradas en personas con daño adquirido en los lóbulos frontales y en un amplio rango de trastornos del desarrollo que se relacionan con déficit congénitos en los lóbulos frontales, entre los cuales se incluye el Trastorno Espectro Autista. Una disfunción ejecutiva dificulta a la persona llevar una vida independiente y tener un comportamiento consistente, pues afecta a funciones de orden superior como la toma de decisiones, las habilidades mentalistas, la resolución de problemas, la regulación emocional, la generalización de los aprendizajes, la adaptación a situaciones imprevistas y novedosas, etc., que son indispensables para  funcionar de manera socialmente adaptada.

 

¿Qué recomendaciones pueden mejorar la función ejecutiva en los niños con TEA?

 

tea asperger marcos jorda

  • Individualizar el tratamiento. Cada niño con TEA tiene unas peculiaridades y manifiesta el trastorno de manera diferente, por ello es recomendable valorar su comportamiento en cada situación para adecuar las recomendaciones a las necesidades del niño, establecer prioridades y aconsejar medidas terapéuticas que se acoplen a su vida cotidiana.
  • Diseñar ambientes adecuados. Enseñarles que el dónde y cuándo es importante. Para ello se puede habilitar un lugar de trabajo con pocas distracciones (evitar ruidos, móviles, eliminar objetos no necesarios para el trabajo a realizar), despejar la mesa de trabajo, asegurar iluminación adecuada, favorecer el orden, establecer rutinas de trabajo y horarios.
  • Observar lo que le gusta o disgusta al niño. Hay niños/as que los lunes cuando los llevan a la escuela y sin desayunar, se tiran al suelo y manifiestan rabietas. Esa rabieta es parte de una comunicación en la cual está expresando que algo no está bien. También sucede que, durante el fin de semana, los padres no llevaron la rutina con el niño/a y el lunes, comienza la rabieta en la escuela. Podemos desarrollar una lista de intereses con las preferencias del niño.
  • Evita las transiciones periódicas. Muchos niños/as con TEA tienen temor a lo desconocido. Elaborar itinerarios para que el sujeto conozca lo que le toca en ese momento. Puedes acompañar el mismo con fotos, dibujos, láminas u otros.
  • Utilizar un horario regulador (calendario diario). Por medio de láminas, indicar lo que va a suceder durante el día. Por ejemplo, una lámina de la escuela (el niño va para la escuela) u otra lámina es la visita de un familiar (puedes poner la foto).

Resulta un reto para las personas con TEA cambiarles la rutina o exponerles a algo nuevo. En algunos momentos, el ser humano no desea cambiar la rutina diaria o realizar cambios. Debemos preocuparnos si esta inflexibilidad afecta la vida personal y profesional, especialmente a nuestros seres queridos. Un hogar estable puede propiciar una relación saludable y colaborativa en el niño con TEA. Y recuerda una conducta no apropiada o atípica es una forma de comunicar qué le molesta a la persona con TEA.

Fuentes de Información:

Martos-Pérez, J., & Paula- Pérez, I. (2011). Una aproximación a las funciones ejecutivas en el trastorno del espectro autista. Revista Neurológica, 52, 147-143.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *