CONTACTO: marcosjordasantacreu@gmail.com
+34 667 70 74 70

COMPRENDIENDO EL TEA

COMPRENDIENDO EL TEA

Cuando te dicen el diagnóstico de un hijo, dos cosas te inquietan: saber qué significaba «autismo» y tratar de conocer todo aquello que pasaba por la mente de mi hijo así como sus emociones.

Lo primero es más fácil, pues existen muchos libros además de un sinfín de artículos en internet. Lo segundo es una tarea más difícil. Debía buscar en chats, libros y artículos escritos por ellos; luego debía asimilar esa información desde una perspectiva que rompía los esquemas establecidos en mi mente. Comprender a las personas con autismo implica desear sentir y pensar como ellos, penetrarse en sus juegos y rituales lejos de acoplarlo a los nuestros.

Hay mucho que aprender de ellos, pero debido a nuestra incapacidad o soberbia, no lo comprendemos. Sin embargo, cualquier paso que avance hacia lograr el vínculo con su hijo, será siempre de gran provecho, por pequeño que éste parezca.

En esta sesión queremos abordar vuestros sentimientos en relación a lo que os está sucediendo a vosotros y a vuestro hijo o hija. Para ningún padre es una situación sencilla saber que su hijo/a tiene algún tipo de trastorno. Hay muchos sentimientos y dudas que sobrevienen en esos momentos.

Muchos padres han sentido y experimentado emociones similares a las vuestras. Esos padres pueden compartir y entender todos vuestros temores y preocupaciones.

Por tanto, no hay una reacción “correcta” ante la situación que estáis viviendo, con lo cual, no os juzguéis duramente. Daos tiempo para comprender lo que sucede y para poder seguir adelante con optimismo.

¿Cómo se han sentido otros padres que tienen hijos con TEA?

La mayoría de los padres tienen sentimientos iniciales de miedo, confusión, rabia y ansiedad. También describen haber sentido:

  • Deseos de que “esto no esté sucediendo”.
  • Estar en estado de shock.
  • Dificultad para entender lo que me estaban contando los profesionales.
  • Incredulidad frente a lo que le pasa a su hijo “esto no le puede suceder”.
  • Deseos de salir rápidamente del lugar y no seguir escuchando.
  • Un dolor indescriptible, más que un dolor físico, un dolor en el corazón o en el alma.
  • Como en una pesadilla, sin poder despertar.
  • Mucha rabia y deseos de buscar un culpable.

Como se puede ver no sois los únicos que tenéis o habéis tenido estos sentimientos, es natural que al recibir la noticia de la condición de vuestro hijo o hija hayáis tenido sensaciones, pensamientos y emociones contradictorios.

Para ayudaros en el proceso de adaptación emocional hablaremos de las reacciones más comunes de otros padres, que seguramente os serán de utilidad para entender mejor vuestras propias emociones en este momento:

1. CONFUSIÓN

Muchos padres se sienten confundidos frente a la noticia de la condición de su hijo, lo cual es normal, porque el término “Trastorno del Espectro Autista” no es de conocimiento general y produce muchas dudas.

Seguramente, os preguntasteis ¿Qué es eso? Pues, como vosotros, la inmensa mayoría de los padres tampoco lo sabían y lo han ido aprendiendo poco a poco informándose  donde han podido.

2. IMPOTENCIA

Cuando recibisteis el diagnóstico de vuestro hijo o hija os hablaron acerca de las características e implicaciones de su condición, puede que os hayáis impotentes al no tener la posibilidad de cambiar lo que le ocurría.

Debéis saber que podéis hacer grandes cosas para ayudar a vuestro hijo y sobre todo, que sois fundamentales en su tratamiento y en su futuro, aunque no podáis cambiar su condición.

3. IRA Y RABIA

Son sentimientos normales que aparecen cuando tenéis que enfrentaros a una situación inesperada y dolorosa.

A veces, algunos padres tratan de buscar algún culpable o responsable, se culpan entre ellos o culpan al pediatra o a la maestra por no haberse dado cuenta antes.

Podéis estar seguros de que la condición de vuestro hijo no tiene que ver con nada que hayáis hecho o dejado de hacer como padres. No existe ningún culpable frente a lo que está sucediendo.

Desafortunadamente, cuando los padres insisten sólo en buscar un culpable, pierden el tiempo y la energía que necesita para encontrar los recursos y las ayudas para su hijo.

4. SENSACIÓN DE PERDER EL CONTROL

Al recibir el diagnóstico de vuestro hijo pudisteis sentir que ya no teníais el control de las situaciones de vuestra vida.

Al principio parece que no está claro qué debéis hacer o a dónde podéis acudir. Para empezar, debéis tener información clara sobre lo que le pasa a vuestro hijo. Recordad que tenéis el control y el poder para decidir en las situaciones que tienen que ver con vuestro hijo y vuestra familia.

¿Qué nos depara el futuro?

Os esperan multitud de retos y experiencias. Sabemos que con apoyo social y la utilización de los recursos disponibles para vosotros y vuestro hijo o hija, el proceso puede ser más fácil.

Puede que ahora os parezca que la vida ya no será igual a como era antes. En parte tenéis razón, en adelante será un futuro lleno de aprendizaje, de constancia, paciencia y de gratificación.

Vosotros continuáis siendo padres con todo lo que significa, podéis estar cansados, frustrados, tener la sensación de “no saber qué hacer”, de equivocaros, o sentir miedo, como todos los demás padres.

No creáis que por tener un hijo con necesidades especiales tenéis la obligación de convertiros en “súper padres”. Sois padres, disfrutadlo con derecho a estar cansados o frustrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *